Prólogo

Toda esta historia comienza desde la época en que mi hermano Manuel (Manolo) comenta en diversas ocasiones que cuando se jubile se dedicará, como pasatiempo, a averiguar nuestra procedencia. Como parece ser que no pudo esperar, ya que todavía le quedan unos cuantos años para abandonar la actividad laboral obligatoria, comenzó en 1997 a localizar certificados de nacimientos y defunciones de nuestros familiares valencianos más lejanos en el tiempo: nuestro abuelo César y nuestro bisabuelo Adolfo. Cuál es su sorpresa cuando ve que el padre de Adolfo, Mariano, es natural de un pueblo de la provincia de Barcelona llamado Moià o Moyá y, por lo tanto, ahí pierde, por el momento, cualquier posibilidad de encontrar algún documento relacionado con nuestros antepasados.

Manolo me comenta esto y también que tiene intención de desplazarse a Moià para ver si puede localizar algún documento civil o eclesiástico relacionado con nuestros antecesores y así poder ascender en el tronco de nuestro árbol genealógico. Hacía poco que yo me había conectado a Internet (menuda modernidad) y le dije que miraría a ver si localizaba a alguna persona de ésta localidad barcelonesa. Después de varios intentos, encontré a un moyanés que elogiaba su pueblo y alrededores y al cual le envié literalmente el siguiente correo:

Hola: Soy Sebastián Batllés de Valencia y desde hace un tiempo estoy, junto a mi hermano, investigando la procedencia de nuestro apellido, y tras muchas averiguaciones hemos llegado a la ascendencia más lejana que se remonta a un matrimonio entre Sebastián Batllés, de Moià, y Fca. Torres Amat, de Sallent, aproximadamente en 1766. Por este motivo me pongo en contacto contigo, ya que he visto en Internet que eres el único moyanés interesado en dar a conocer esa población. Si dispusieras de algún tiempo e interés para poder hacer algunas averiguaciones en ese ayuntamiento e iglesia parroquial de ésa y/o en Sallent, ruego te pongas en contacto conmigo para darte mayor y más detallada información. Te doy las gracias anticipadas y espero tus noticias.

Nunca me hubiese imaginado lo que éste correo iba a suponer y que iba a ser contestado en veinticuatro horas, y menos aún, ofreciéndose a iniciar alguna averiguación. La respuesta fue:

Hola Sebastián ! Por cierto San Sebastián es el patrón de la villa de MOIÀ. Mi esposa, que recientemente estuvo buscando también datos sobre el apellido suyo, me comunica que en el ayuntamiento de MOIÀ, como más antiguo tienen datos únicamente a partir de 1860.
No obstante, hará averiguaciones a través de la iglesia, para lo cual me pide la máxima información que puedas sobre los apellidos que creas proceden de aquí.
Espero te sirva de ayuda.
Recibe un cordial saludo.
Un internauta moyanés. Carlos

Que grato fue aquel día de enero de 1998 cuando vi la posibilidad de hacer algunas investigaciones en el pueblo de nuestros antepasados y quién nos iba a decir a nosotros lo que nos esperaba a partir de ese momento. Tanta fue la ilusión que me produjo que acto seguido de recibir este correo electrónico llamé telefónicamente a Manolo para informarle de lo sucedido.

A partir de ese momento los acontecimientos se sucedieron con una rapidez pasmosa, porque la esposa de Carlos, Ana María, comenzó a enviarnos muchísima información referente a personas con el apellido Batlles, debido a que el archivero de Moià, Don Salvador Farràs, le iba facilitando esa documentación que se encuentra en el Archivo Histórico Comarcal.

Como resultado de esa colaboración entre lo que Don Salvador investigaba y le facilitaba y lo que Ana María también buscaba, nos fue remitiendo folios y folios con datos, fechas, fotocopias de testamentos, certificados de nacimientos, defunciones, capítulos matrimoniales y un sinfín de detalles y anécdotas referentes al apellido Batlles que van desde mediados de 1400 hasta primeros de 1900.

Durante todo este período de tiempo las familias Batlles pertenecían, parece ser, a un estado social elevado, lo que ha favorecido que exista multitud de información referente a nuestra familia.

Hicimos varios desplazamientos. Todavía recuerdo el encanto del primero, el 19 de marzo de 1998, en el que conocimos a Carlos y Ana María y a Don Salvador; en el que vimos Moià por primera vez y la casa en donde nacieron, vivieron y fallecieron muchas de las generaciones de nuestros antecesores. He de confesar que cuando vimos Can Batlles y entramos en ella me envolvió una extraña sensación que no soy capaz de explicar, quizá una mezcla de emoción, curiosidad, nostalgia... como si estuviéramos muy cerca de ellos y allí mismo, en su casa, nos hubiesen estado esperando durante siglos.

Toda la información recogida la fuimos ordenando y organizando para ver hasta qué punto podíamos completar nuestro árbol genealógico. Fue algo costoso ordenar y clasificar los documentos que están escritos en latín de la época y la mayoría en catalán; pero tampoco fue excesivamente complicado traducir los 37 testamentos, 15 registros de bautismos, 4 de defunción, 12 capítulos matrimoniales e infinidad de registros que habíamos hallado en el Archivo Histórico Comarcal y en el Archivo Parroquial de Moià referentes a personas apellidadas Batlles (cargos públicos, profesiones, compraventas, donaciones a la parroquia, celebraciones de misas por difuntos, curiosidades, etc., etc., etc.). También pudimos extraer información de algunos artículos publicados en las revistas moyanesas "La Tosca" y "Modilianum".

Poco a poco fuimos enlazando unos con otros (tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, padres, hijos, nietos, etc.) y así logramos encajar casi todas las piezas del puzzle genealógico de los Batlles y llegar, con plena seguridad a nuestro antepasado más lejano, Andrés, nacido a mediados del siglo XV.

Resumen de esta copia y dos folios más que forman el siguiente documento: Testamento de Andrés Balles, natural de San Andrés de Angostrina, en el condado de la Cerdaña, diócesis de Urgel, y habitante de Moià, diócesis de Vic, hecho en Moià el 13 de agosto de 1494.Está casado con Inés de la que espera su tercer hijo, siendo los otros dos Andrés, que es el heredero, y Jaime.
Tiene un hermano llamado Pedro y dos hermanas, Margarita, casada con Juan Sunyer, natural de Bolvir en la diócesis de Urgell y Catalina.

En fin, ya teníamos nuestro árbol genealógico con casi seiscientos años de historia; ahora sólo faltaba pasarlo a limpio, pero tal era la cantidad de información que poseíamos que pensé en plasmarlo en un pequeño libro, de carácter familiar, que expusiera brevemente quienes fueron nuestros antepasados y que abarcase desde los primeros datos hasta la actualidad.

Lo que nunca hemos encontrado han sido referencias a la heráldica de nuestros antepasados, ni en los archivos, ni en la casa donde nacieron, vivieron y murieron buena parte de ellos. Podemos pensar que nunca estuvieron involucrados en guerras medievales y por lo tanto nunca llegaron a poseer escudo de linaje o de familia. Aunque sabemos de la existencia, en la actualidad, de diferentes escudos poco fidedignos y dispares atribuidos al linaje de los Batlles. No podemos aceptar la autenticidad de ninguno de ellos y, por lo tanto, pensaremos, mientras no encontremos algún indicio fiable, que nuestros antepasados nunca llegaron a poseer escudo de armas.

Después de muchas horas de dedicación decidí que este libro englobase sólo desde los orígenes hasta la última y definitiva emigración de Moià, o sea hasta primeros del siglo XIX. Como quiere que en Valencia comenzaba a encontrar también mucha información, creí oportuno dedicar mas adelante otro relato dedicado a "Los Batllés valencianos".

Así, pues, con la mejor de mis intenciones aquí está éste libro "Los Batlles en el tiempo", dedicado con todo mi corazón a nuestros antepasados que con su presencia en este mundo han hecho posible que todos nosotros podamos estar aquí. Gracias, muchísimas gracias.

Historia